Diario de viaje de anarres

Anterior - Enero / Febrero 2002 - Siguiente


Panel de fotos Panel de fotos  
  • Termas del Daymán, Salto, Uruguay, 7 de Enero de 2002 - Buenos baños termales, más que calientes.

Del silencio que hay desde el 16 de diciembre hasta hoy, sólo hablaré de lo bueno. Y en este rubro hubo poco para contar. Navidad con mis padres. Año nuevo: Gloria con sus padres, en Coronel Suárez, y yo con los mios, en Córdoba, con lo que no se si ésto debo incluirlo entre lo bueno. Es el primer fin de año que hemos pasado separados en mucho tiempo. Una muy buena, si, fue compartir un par de días con nuestros buenos amigos Roberto y Janet en Villa Carlos Paz. Con ellos paseamos por Traslasierra, y comimos (que me perdonen los gourmets) chivito con buen champagne. Hoy muy temprano, desde Carlos Paz, atravesamos una vez más Córdoba y Entre Rios, esta vez en dirección a Concordia, Entre Ríos, y luego de curiosear un poco por Salto, nos llegamos hasta aquí. Buen appart-hotel, a precio más que razonable. Pasamos unas horas en las termas, que nos han gustado más que otras de la zona. Hemos cenado "chivito" que en Uruguay es un sandwich de lomito, bien cargado, y que nada tiene de chivo.

  • Ijuí, Paraná, 8 de enero de 2002 - Un pueblo agrícola.

Nos sorprendió una fortísima lluvia, con algunas piedras, por lo que decidimos parar. Esta vez en el hotel de la Rodoviaria (terminal de ómnibus). Que podría ser peor, para estar en una terminal, pero sin embargo es muy razonable, y de precio modesto. De la jornada no hay mucho que decir. Entramos a Brasil por el pueblito uruguayo de Bella Unión, que en el lado brasilero es Barra do Quaraí, sin control fronterizo. Los trámites aduaneros los hicimos en el Puente de Uruguaiana. Algo más o menos gracioso, ya que los gendarmes correntinos nos querían hacer pasar hacia Corrientes (la aduana unificada está del lado argentino) y costó explicar que sólo deseábamos hacer los papeles de entrada a Brasil. Otra vez pasamos por São Borja, y desde allí por ruta conocida, hasta aquí.

  • São João da Graciosa, Curitiba, Paraná, 9 de enero de 2002 - La Pousada do Professor, por segunda vez.
Pousada do Professor, Sao Joao da Graciosa, Paraná. Estrada da Graciosa, Paraná.
Pousada do Professor, São Joao da Graciosa, Paraná. Estrada da Graciosa, Paraná.

Ya que no conocemos lugar mejor en los alrededores de Curitiba, hemos hecho el desvio de veinticinco kilómetros hasta aqui, donde comprobamos que éramos bien recordados por los dueños, que tan bien nos atendieran el año pasado. El descenso entre las flores y árboles floridos que propone "el mato" fue esta vez con cielo muy nublado y niebla, pero creo que nunca dejará de encantarnos. Por suerte había lugar en la posada, así que luego de conversar con Alba y José Carlos, los dueños, nos tiramos a dormir felices.

  • Ubatuba, São Paulo, 10 de enero de 2002 - Por fin en casa. ¿En casa?

Y sí, en casa, ya que otra no tenemos. Esta vez logramos esquivar Santos por autopista, y si bien con tránsito pesado, casi llegamos hasta aquí con ritmo razonable. Pero en la playa vecina, Toninhas, nos cogió (y no me hago el castizo) un embotellamiento de casi una hora para llegar casa, unos tres kilómetros. Encontramos la casa en perfecto estado y "dedetizada"por nuestros amigos y vecinos, Susana y Héctor, a quienes la habíamos prestado por las fiestas, de manera que alquilaran su departamento, buen negocio.

  • Ubatuba, São Paulo, 15 de enero de 2002 - Por favor, ¡Basta de lluvia!
Feria de Ubatuba. Praia do Felix.
Feria de Ubatuba. Praia do Felix, Ubatuba

Desde nuestra llegada, los dias han sido de lluvias o lloviznas. Una sola mañana el sol sonrió, y fuimos a la playa, concretamente el domingo 13. Con lo que escribir este diario se complicó, por carencia de noticias. Hemos ido al Banco do Brasil, nuestro cartão bancário no ha llegado aún. Si no aparece antes de fin de mes, habrá que solicitarlo de nuevo, y seguir esperando. Mientras, habrá que retirar nuestro dinero por caja, con la correspondiente cola. Adriana, amiga y vecina de Trelew, nos llamó ayer, está en Rio, por lo que hoy hemos acordado ir a visitarla mañana. Viajaremos acompañados por Daniela, sobrina de nuestros amigos Héctor y Susana. Espero que no llueva.

  • Rio de Janeiro, 16 de enero de 2002 - En la cidade maravilhosa, corazão do meu Brasil.
Copacabana, Rio de Janeiro Fabela próxima a Ipanema, Rio de Janeiro
Copacabana, Rio de Janeiro. Fabela próxima a Ipanema, Rio de Janeiro.

Llovió y llovió, poco o mucho, casi hasta Rio. Nos hemos encontrado con Adriana, que está en Rio con amigos, también de Trelew, Mimí y Rodolfo. Hubo que buscar alojamiento, conseguimos un departamentito en Ipanema, para los tres. No llovió en Rio, aunque seguimos sin ver el sol. Hemos comido ambas veces en un restaurante árabe, bueno, económico.

  • Ubatuba, 17 de enero de 2002 - Una vez más en casa.

Emprendimos la vuelta desde Rio al mediodía. Hubo una escala en Porto Bracuhy, que me sirvió para comprobar que el velero que me ofertaron el año pasado, está aún en venta. Ahora se suma la cambiante situación en nuestro país a las leyes de inmigración para vacilar aun más acerca de la idea de compra. Habrá que esperar a que estas incógnitas se aclaren un poco.

  • Ubatuba, São Paulo, 23 de enero de 2002 - Por fin volvió el sol a pleno.
Praia Fortaleza, Ubatuba Praia Fortaleza, Ubatuba
Praia Fortaleza, Ubatuba. Praia Fortaleza, Ubatuba.

Al menos por la mañana del 21, así que hemos tomado mucho sol. Hoy, llueve otra vez. ¿No será demasiado?

  • Ubatuba, São Paulo, 30 de enero de 2002 - Varios dias de sol y unas despedidas

Hemos disfrutado del buen tiempo todos estos días. Hemos vuelto a Praia da Fortaleza, acompañados por Daniela. El día fue espectacular. En el extremo de la playa, donde unas rocas hacen una especie de pileta, nos hemos cansado de ver peces, en un agua absolutamente transparente, que hacia dudar de la utilidad del snorkel y la máscara. Los peces, listados de amarillo y negro, otros transparentes, y algunos mas, simplemente daban vueltas alrededor de nosotros. Los amigos y vecinos argentinos han partido hoy, junto con Daniela, con la que estuvimos hasta último momento en la playa. A decir verdad, ha habido días de calor insoportable. Menos mal que todo se soluciona con cruzar la avenida y meterse al agua.

  • Ubatuba, São Paulo, 2 de febrero de 2002 - Tenemos visitas, al fin.

Ayer llamó Rodolfo, el amigo de Trelew que está parando en Rio, junto con su esposa Mimí y su niño Manuel. Nos prometieron visitarnos aquí, por lo que desde el mediodía del sábado estamos con huéspedes. El sábado llovió como nunca, por lo que nos limitamos a ir a la playa hasta que se desató la tormenta. Ayer domingo partimos a Playa Vermelha, donde luego de la tormenta se habían generado unas olas fortísimas, que me dejaron lleno de raspones obtenidos en la arena, y un ojo algo machucado, que recibió de refilón la body board que le robé un rato largo a Manuel. Por la noche nos instalamos en uno de los barcitos de playa de Itaguá (barrio cercano). Buenos tragos: la clasica caipirinha, batidas de coco y pinga para mí. Show "ao vivo" con mucho ritmo, y un cantante de forró. El forró es una danza muy "movimentada", popular, que enloquece a todos. Letras simples, mucho ritmo, invitaciones a hacer esto y aquello con el cuerpo, constituyen el forró, que se baila en pareja, con movimientos sensuales. Las garotas bailan entre ellas (agradable espectáculo) o con compañero, entre las mesas. Mientras, algunos borrachos arman un poco de confusión, y van y vienen otros personajes, como un viejo de pelo largo y rubio, con pinta de bruja galensa, haciéndose el gracioso. Una señora mueve el trasero con excelente ritmo, y dejándose llevar por el forró, pasa sus manos sugestivamente por sus rollos. Algo escorados por el alcohol, nos acostamos como a las dos. Hoy fuimos nuevamente a Fortaleza, pero el agua estaba muy agitada. En la playa había un bonito velero pequeño, calculo de unos 22 piés, naufragado, con el agua entrando y saliendo por varias aberturas. Aunque seguramente recuperable, me dió cierta pena verlo. Esta vez, en el mato cercano a la playa, nos visitó una ardilla, y unos pájaros completamente colorados nos dedicaron unos trinos. Todo bien, ahora Rodolfo está cocinando unos fideos, que tendrán salsa de hongos. Ayer se lució en la cocina también, esa vez con feijão preto, es decir porotos negros, acompañados con farofa, arroz, y salchicha acebollada. Una barbaridad. Mi panza está alcanzando dimensiones nunca vistas.

  • Hay un tercer editorial, algo más serio que los otros: es el Editorial III

Anterior / Siguiente

Al inicio del diarioanarres home

Home Diario Acuáticas Fotos Videos Textos Recetas Cuentos Visitas Correo Somos