Diario de viaje de anarres

Anterior - Mayo/Diciembre de 2002- Siguiente

Mayo - Junio - Julio - Agosto - Setiembre - Octubre - Noviembre - Diciembre


Panel de fotos Panel de fotosPanel de fotosPanel de fotos  
  • Fernando de Noronha, Pernambuco, 1 de mayo de 2002 - Más playas

Otra vez en buggy alquilado, bien temprano arrancamos para Bahía dos Porcos, que segun algunos, es aún más bonita que Bahía de Sancho. No pudimos determinar la veracidad de los comentarios: Las dos son muy bonitas. Pero es un buen postre: Nuestro menú de playas se ha acabado. Como parece obligatorio en las playas de Fernando de Noronha, había acuario natural con montones de peixinhos. Entre las piedras encontramos muchísimos aratús, que son esos cangrejos poco simpáticos que vimos en otras playas. Aquí hay algunos ejemplares adultos, tienen una coloración muy interesante, espero que las fotos que tomé de ellos salgan bien. Con el sobrante de tiempo del alquiler del autito, nos transladamos a la playa del puerto. Que no tiene acuario natural, pero tiene un naufragio, con los siempre presentes pecesitos. Vueltos a la posada, entredicho con los posaderos. Suponíamos que debíamos R$ 40,00 por cada día; pero la tarifa era por pasajero. Como en las posadas vecinas las tarifas eran similares, hubo que desembolsar el doble. Menos mal que teníamos aún el efectivo suficiente: en la isla no hay Banco do Brasil, donde tenemos nuestros siempre menguantes ahorros.

Bahia dos Porcos Aerea
Bahía dos Porcos,Fernando de Noronha Desde el avión, Fernando de Noronha
  • Ubatuba, São Paulo, 3 de mayo de 2002 - De vuelta en casa.

Ayer partimos con otro vuelo de Nordeste. Nos preocupaba que llegase a horario, pues nuestro vuelo al sur en Vasp nos daba sólo dos horas de margen. Todo salió bien, y hasta dió para unas fotos aéreas de la isla. La cuestion es que a las nueve de la noche llegamos al aeropurto de Guarulhos. Ya sabíamos que no teníamos bus a Ubatuba hasta las siete de la mañana. ¿Qué hacer? Para hotel no dá, para noche en vela tampoco. De los dos males, elegimos los asientos poco cómodos del aeropuerto, hasta las cinco de la madrugada de hoy. Yo logré dormitar una hora sentado. Por fin fue la hora y tomamos el Emtu a Tieté, sacamos nuestros pasajes, nos sentamos otra hora en la terminal, y partimos. Dormí hasta Caraguá, Glo apenas un rato. Nos bajamos frente a casa, todo en orden. Todos los paseos son lindos, pero retornar tiene sus placeres también.

  • Ubatuba, São Paulo, 6 de mayo de 2002 - Los emailes de los amigos tienen peor tono cada vez

Ayer pasamos por el cibercafé a recoger nuestro correo. Por suerte teníamos mucho correo, lo que nos alegró, pero por otro lado las noticias y reflexiones que llegan desde allá no son nada alentadoras. Hay quien llega a aconsejarnos no volver, y hasta trabajar aquí. Aparte de que el trabajo no figura en los planes de este viaje, eso no es tan fácil de hacer aquí. A menos que nos dediquemos a las artesanías, que dan para comer a lo sumo. Es cierto que este viaje ya no es lo que pretendía ser, y deberemos imaginar otra cosa. Veremos. Tenemos alquiler pago hasta los primeros días de julio, así que la decisión no es urgente. Comer, hay que comer, tanto en Argentina como en Brasil, y a juzgar por las noticias de inflación por allá, el costo de la vida diaria es muy parecido, quizá algo mas barato, no sabemos. Y como siempre dice Gloria, aquí hay sol y playa cuanta se nos ocurra, cosa que no es posible en nuestro delirante pais.

  • Ubatuba, São Paulo, 10 de mayo de 2002 - Nerviosos pero contentos -

Hemos decidido algo, antes del plazo que nos fija el alquiler, que termina en los primeros dias de julio. Como todo se resuelve el martes, no corresponde escribirlo ahora, aunque sea por cábala. Si todo sale bien, ese dia tendré mucho para escribir.

  • Ubatuba, São Paulo, 27 de mayo de 2002 - ¡Somos propietarios!

Tal como insinuaba en el párrafo anterior del diario, hemos comprado un departamento. Ni qué decir lo contentos que estamos. Aunque aún un poco asustados, pensando si habremos hecho lo correcto, y todo eso. Describo el departamento y después vuelvo atrás para contar las peripecias que sorteamos para lograr la compra. Nuestro nuevo hogar tiene un dormitorio con baño en suite, una sala de estar amplia, cocina abierta a la sala, pero separada por una mesa amurada de madera bastante grande, que es un arreglo bastante comun por aquí. La cocina tiene adosado un lavadero cómodo, con espacio para cosas extras, como los accesorios de playa. Hay, además, otro baño completo para las visitas (banheiro social lo llaman) y un balcón grande, que mira hacia el bloque de enfrente, pero que permite ver el verde de las casas y del morro cercano. Es en el primer piso, de un total de cuatro, por lo que el ascensor lo usaremos poco. El edificio tiene dos bloques separados, con un patio central abierto a la calle, que sirve de acceso para ambos. Tenemos porteros las veinticuatro horas, además del "zelador"que se llama Aguinaldo, aunque parezca cuento. El zelador es el encargado de la limpieza, los porteros no hacen otra cosa que abrirte la puerta, o el portón de las cocheras, y vigilar. Tenemos cochera cubierta propia en planta baja. Estamos a cincuenta metros de la playa, y en el sector más "chiqui"de Playa Grande. Chiqui quiere decir "elitoso". Elitoso quiere decir exclusivo, elitista. No es para tanto...

Dimos muchas vueltas antes de decidirnos: Por lo que pensábamos pagar, nos ofrecían unas porquerías de departamentos, o departamentos en construcción, donde era fácil prever la pésima calidad final. Esto nos desanimó un poco, pues no nos decidíamos a soltar más dinero por alguno que vimos, lindo y en esta zona. Alguna contraoferta fracasó, hasta que dimos con este departamento que nos gustó de entrada, y nos decidimos a soltar la diferencia. El martes pasado debía firmarse la escritura, por lo que el lunes pasé por el único banco de Ubatuba que cambia cheques de viajero. Ningún problema, me dijeron. Al día siguiente nos encontramos con que no era cierto, que tenían un límite de cambio muy bajo. Resultado: nada de plata, y escritura desde ya que no. Solución: Ir hasta São Paulo, al Banco American Express. Eso hicimos el miércoles. El dinero sería acreditado en nuestra caja de ahorro al día siguiente. El jueves el dinero no estaba. Hablamos con una empleada que nos soltó que no podía existir una transferencia a la caja de ahorro, sólo a cuenta corriente. Insistimos con otro empleado, que dudaba de eso, insistimos con la primera empleada, y el dinero apareció, en nuestra caja. Ya curados de espanto, nos hicimos jurar por el gerente de la sucursal que el cheque administrativo (una especie de cheque de caja) no nos daría trastorno para obtenerlo hoy, fecha del nuevo intento de escritura. Todo salió bien hoy, y aquí estamos con algunas cosas que trajimos, pensando cómo acomodarnos. Cosa no muy difícil, ya que compramos hasta con las cucharitas, por lo que nos resta saber cómo desembarazarnos de algunos muebles de dudoso gusto y poca utilidad.

  • Ubatuba, São Paulo, 29 de mayo de 2002 - Ayer un cumpleaños, mañana una inauguración.

Ayer continuamos trayendo cosas del departamento que alquilábamos, y acomodándolas. Pero lo mejor del día fue el cumpleaños de Lorena, que compartimos con ella y Gabriel, y con otra pareja argentina, Marcelo y Mónica. Un cumpleaños en el exilio, con risas, cuentos y anécdotas, todo en idioma natal, que no es poca cosa. Hoy dimos mil vueltas, encontramos un mueblecito de idéntica terminación que los de la cocina, lo compramos, y lo instalamos en el lavadero. Compré una ducha higiénica, esto es, una manguera con regador, que sirve para reemplazar el inexistente bidé en nuestro baño. Véase al respecto nuestro EdiItorial 1, donde ya hace mucho hablábamos de los baños en Brasil. Para mañana estamos planeando una fiesta de inauguración con los mismos amigos, veremos si se nos ocurre qué ofrecer, aparte de la cerveza reglamentaria.

  • Ubatuba, São Paulo, 6 de julio de 2002 - Otra vez viajeros en el tiempo.

Y sólo viajeros en el tiempo, nada de ir de aquí para allá, y recorrer el espacio, salvo algún viaje corto del que hay poco que decir. Este asunto de "viajeros en el tiempo"se ha convertido en una forma disimulada de decir que no vamos a ningún lado. Aunque no nos podemos quejar. Casi todos los días de estos más de treinta que no escribí, hemos ido a la playa, y nos hemos bañado con agua un poco más fria que en el verano, pero agradable. Hemos comenzado algunas tareas de mantenimiento, y todas están incompletas, salvo las de hidráulica, que quedaron todas bien. Las de pintura las asume generalmente Gloria, algunas ya están listas y otras en suspenso porque debo conseguir un tornillo, una herramienta o lo que sea, para completar las partes que deben quedar listas antes de la pintada.

En el rubro paseos, surgió uno inesperado. El Twingo necesita un repuesto, por lo que fuimos a Taubaté con nuestros amigos Lorena y Gabriel. Del repuesto nada, por lo que continuamos viaje a Campos de Jordão, a 1670 metros sobre el nivel del mar, a unos 40 kilómetros de Taubaté, y a unos 120 de Ubatuba. La ciudad no vale gran cosa, con sus intentos de edificación vagamente alpinos. Eso sí, los alrededores son muy bonitos, con sierras y valles. Hasta Campos de Jordão van los paulistas, en invierno, para enterarse qué es el frío. Mucho frío no había, al menos el día que fuimos, miércoles 3. A lo sumo daba para un buzo, a la sombra.

  • Ubatuba, São Paulo, 13 de julio de 2002 - Frio y lluvia.

Llueve, y hace frio, desde hace casi una semana. Con lo que se han suspendido las caminatas, y recién hoy parece querer mejorar el clima, pero sopla un viento frio poco animador. Hemos festejado el cumpleaños de Marcelo, con fiesta sorpresa el domingo pasado. Hasta globos hubo. La cosa fue en casa de Lorena y Gabriel. Ya que los menciono, releo esta hoja, y veo que aún no los he presentado. Lorena y Gabriel son una pareja, él argentino, ella brasilera por accidente, porteña por crianza. Edad, alrededor de treinta, lo que sirve para que algunos piensen que somos los padres de alguno de ellos. ¡Qué horror! Hace un año y medio que están aquí, y sobre el inicio del corralito terminaron de construir su casa y tres departamentos, que alquilan, fuera de temporada a estudiantes semipermanentes, y en temporada, a los turistas, que por aquí no faltan nunca entre Año Nuevo y Semana Santa. Esto quiere decir que fuera de la temporada tienen tanto tiempo libre como nosotros, cosa que resulta buena para todos nosotros. Así que a esta altura ya hemos perdido la cuenta de mateadas, morfis caseros o en la playa, paseos a varias playas, caminatas con Gaspar y Dilan, dos labradores muy amigos de la natación (y de la buena vida, como todos los perros).. Hoy sábado, 13 de julio como queda dicho, no nos hemos asomado afuera. Mientras escribo, Gloria está horneando uno de sus hits: galletitas de avena arrollada, que aquí se llaman bolachas de aveia em flocos. Estos días me han servido para leer algunos libros, los dos últimos de Luis Fernando Veríssimo, escritor y periodista, afecto a la humorada. "O analista de Bagé"es un curioso psicólogo del interior de Rio Grande do Sul, es decir, gaúcho. Se declara freudiano, aunque en el consultorio tiene "guampa esculpida con los rostros de Adler y Jung". Respeta también a Melanie Klein, que era china como para presentar a la propia madre. Nada de Reich, que no sirve ni para catar bosta. Aparte de convidar cimarrón a sus pacientes, es inventor de la terapia del rodillazo en la entrepierna, que lógicamente hace olvidar a sus pacientes sus conflictos. Suele cobrar en animales, pero declara que no se envuelve emocionalmete con sus honorarios, aunque se trate de una chanchita en el esplendor de su adolescencia, u ovejita buena para retozar.

  • Ubatuba, São Paulo, 14 de julio de 2002 - Frio sin lluvia.

Hoy aparecio el sol. Ojalá nos dure.

  • Ubatuba, São Paulo, 18 de agosto de 2002 - Hace ya una semana, con visitas argentinas.

Del sol que escribí en las líneas anteriores, hubo de todo un poco, como era de esperar. Pero en general el tiempo no fue bueno, con la excepción de una semana, en la que justamente Lorena y Gabriel recibieron unos amigos. Y ahora, desde que llegaron Alcira y Ramón, los padres de Gloria, hace una semana ya , brilla el sol, y la temperatura ha subido a una agradable primavera. El agua, un poco fria, pero el que quiera mojarse...

Hemos aprovechado la visita para hacer algunas excursiones viejas y otras nuevas. De las viejas, nuestras preferidas a la playa de Domingas Días, y ayer, a Paraty. En Paraty nos quedamos hasta después de comer, para ver la ciudad vieja iluminada y la gente que disfruta de la noche. Coincidió el paseo con la Fiesta de la Pinga, es decir, del aguardiente de caña, o cachaça. Lo que permitio disfrutar de disfrazados, músicos caiçaras (habitantes tradicionales de las costas) pintores de calle y charla con algún artesano argentino. La excursión nueva fue en escuna, o sea en una goleta, convertida para llevar pasajeros con motor, de velas ni hablar. Supongo que "escuna"es corrupción de la palabra inglesa "schooner", de la misma forma que el snooker es aquí "sinuca". El paseo fue hasta la isla Anchieta, una isla cercana a la costa de Ubatuba, con bonitas playas y restos de un presidio. El día fue excelente, en navegación vimos gran cantidad de aguavivas, enormes, no sabemos si peligrosas. Al vaivén de las turbulencias del dólar, me han resurgido las ganas de comprar velero, pero es imposible saber cuanto valdrá el dolar al día siguiente, y por lo tanto proyectar algo. En el interín ví uno muy lindo, impecablemente conservado, con todo lo necesario para navegar inmediatamente. Pero como está al límite de lo que podemos pagar, es allí donde interviene la cotización del dolar. El proyecto de un barco de nombre "anarres" sigue postergándose, y la lógica indica que habría que posponerlo para marzo del año que viene, y rezar para que en esa fecha el dólar ronde la cotización de 3 reales, como ahora. Hoy domingo, parece que toca cruzarnos hasta la playa y continuar haciendo nada al sol. Por la tarde, planeo visitar a Lorena Y Gabriel, a quienes casi no hemos visto desde que llegaron mis suegros, y aprovechar para bajar el correo y actualizar la página.

  • Ubatuba, São Paulo, 1 de setiembre de 2002 - Otra vez solos.

Los papás de Gloria partieron el domingo 25. Según dijeron y demostraron, el lugar les pareció maravilloso, único, hermosísimo y otros cuantos adjetivos aprobadores. El sol y el buen clima, como para hacernos quedar bien, reinaron en sus quince días de estadía. Cumplimos con las visitas a los distintos puntos obligatorios para el recién llegado: Ilhabela, Paraty, y playas de Ubatuba. Todo les encantó, nada les pareció feo, de todo llevaron fotos y videos. Así que el 25 fuimos en el Twingo hasta Guarulhos,a dejarlos en el avión. Ya que estábamos, decidimos entrar a São Paulo, hacer noche allí, y el lunes siguiente ir hasta una casa de importación de piezas Renault. Lugar que un nuevo amigo brasilero, Mauro, nos recomendó cuando lo conocimos, frente a su casa en Domingas Dias.

La capital de Sudamérica es, por lo menos caótica, y transitar por sus calles sin conocerlas, es bastante difícil, sobre todo por la ausencia de un trazado regular. Pero entre nuestro South America Handbook y una pequeña guía de calles llegamos a la zona hotelera económica. Que como siempre, resultó la más deteriorada, la de la abondonada estación de trenes de Luz. El hotel Cruz de Avis nos recibió por un precio parecido al que deseábamos, incluyendo cochera para el Twingo. Sin mucho que hacer, por entre apretujados y baratos comercios aún mas apretados por las obras de restauración de la Estación da Luz, nos llegamos hasta la pinacoteca de São Paulo, bien próxima. Obras muy importantes en un bello edificio que desde el comienzo fue destinado a pinacoteca. Como a las siete de la tarde, y en vista de que el barrio no prometía nada bueno a la noche, comimos algo al lado del hotel y nos fuimos a dormir.

Al día siguiente, tan temprano como nos acostamos, desayunamos y partimos. Esta vez para cruzar la ciudad casi completa, hasta la casa de repuestos, que encontramos luego de muchas vueltas. Como nos sucedió la vez anterior, nos ofrecieron el motor de arranque completo, oferta que declinamos. Iniciamos regreso por la Marginal Tieté, que bordea el sucio rio del mismo nombre, que pega la vuelta a gran parte de la ciudad. Con escala en el Bras que es algo así como el Once porteño, pero multiplicado varias veces. Compramos algunos textiles a buen precio, y luego de un par de horas de caminata, arrancamos para Ubatuba. Hemos vuelto a la vida habitual, con caminatas dia por medio, visitas a los amigos Lorena y Gabriel, y poco más que eso. Desde ayer, el clima se ha deteriorado. Seguramente una masa de aire polar llegada desde la Argentina, como siempre explican en el noticiero.

  • Ubatuba, São Paulo, 14 de setiembre de 2002 - Demasiada rutina.

¡Qué poco para agregar! Nada en realidad. Las masas de aire polar no paran de llegar, y el mes ha sido bastante malo, con algún escaso día de playa. La temperatura ha subido un poco, por suerte, porque el departamento es frío. Lo que será una ventaja en verano, desde hace un tiempo nos jugaba en contra. Por diversos motivos, hemos empezado a pensar en el viaje a Argentina cerca de fin de año. Habremos de pasar allá todo el verano, con varios objetivos, que menciono en cualquier orden: evitar el verano en Ubatuba, con el gentío y el barullo que trae, alquilar el departamento para obtener utilidades de la inversión, aprovechar la mutual para chequeos anuales, visitar a los amigos de Trelew, cambiar el auto, visitar a nuestros padres. No es mucho lo que hay que organizar para partir: la inmobiliaria, las cuentas, y cosas menores. Así que estos pensamientos son anticipados, demasiado anticipados. ¿Será que me ilusiona ponerme en marcha una vez más? Quizá sea el deseo de ver a mi madre, o el temor de discutir una vez más con mi padre. Qué se yo. Cambiando de tema, el condominio ha hecho algunas reparaciones que afectaron nuestro departamento, por lo que en este momento el yesero está en nuestro baño, haciendo barullo. Esperemos que termine pronto

He agregado otro Editorial,de interés para economistas, intitulado "Como vivir pendiente del dólar"

  • Ubatuba, São Paulo, 23 de octubre de 2002 - Un viaje indeseado a casa de Gloria.

Releo lo escrito el primer día de setiembre, y un poco antes también y recuerdo la enorme alegría y pasión por las cosas y la vida que nos demostraron los papás de Gloria, y sobre todo Ramón. La mala noticia llegó de repente, y ya era tarde para verlo una vez más. Un loco viaje en tres aviones, todos atrasados, taxis y bus, nos llevó hasta allá, y al menos Gloria pudo compartir con su mamá y su familia la inmensa tristeza. Ramón, este no es el lugar para intentar un homenaje que tampoco sé expresar. De relojes a cuerda, optimismo y esterilla estarán hechos mis recuerdos. Desde ese día no he tenido ganas de escribir aunque ya hace una semana que regresamos a Ubatuba.

  • Ubatuba, São Paulo, 24 de octubre de 2002 - Agora é Lula.

El domingo, los Estados Unidos do Brasil, urnas electrónicas mediante, elegirán un nuevo presidente, que casi con seguridad será Luiz Inácio Lula da Silva. No sé si resultará un buen presidente o no. No importa. Las gentes habran votado por un cambio, seguramente contra el modelo neoliberal, aunque no esté claro lo que vendrá. Hasta a mí se me ha contagiado cierta ilusión, y deseo que de esta desmembrada Nación Latinomericana que debimos ser, al menos una parte logre algo de bienestar y justicia. ¡Suerte Brasil!

Era ahora o nunca. Luego de una pesquisa que incluyó parar en la casa de una famila cualquiera que exhibia unos carteles del PT, y varias vueltas más, llegamos al poco visible y mas bien modesto comité de Lula. El objetivo era comprar una camiseta de la campaña. Sentado bajo un afiche casero del Che, me quedé un buen rato conversando con la gente del partido. Buena gente, sólo faltaba el mate para recordarme viejas experiencias y mi absurda candidatura a intendente de Río Gallegos. Salí munido de dos camisetas, que pagué, y un muestrario completo de autoadhesivos, colgantes para vidrio con ventosita y botones que no pagué, todo en una bolsita de nylon, también con la gráfica de la campaña. Gráfica, que por otra parte, es excelente, Sobre todo si a uno le agrada la estrella roja que campea en todo. Y, oh contraste, un merchandising del primer mundo. .Además de esto, no sé porqué, quedé contento por un buen rato. Demás está decir que llegué a nuestro condominio con la camiseta puesta.

Hay un nuevo editorial, que propone la estocastocracia. Vea el Editorial V, si no tiene algo útil para hacer

  • Ubatuba, São Paulo, 28 de octubre de 2002 - Agora é Lula I (segunda parte)

He contemplado la fiesta de la gente, principalmente en São Paulo y Rio de Janeiro. Qué belleza la alegria, la emoción de la gente. Una imagen se veia bien clara: las banderas rojas con la estrella blanca del PT, las banderas rojas con la hoz y el martillo del PCdoB y otras menores, con el fondo de una gigantesca bandera de Brasil. El himno de Brasil. La gente cantando, saltando, bailando, llorando, riendo. Yo, que hace mucho que no tengo interés alguno en votar en mi país, lamenté no ser elector aquí. Aunque sea con el deseo, por primera vez siento que ha ganado un presidente electo por mí. ¿Será que Lula resultará la oportunidad de un camino distinto al cruel? ¿ O veremos otra vez la frustracion de la esperanza de mi apreciada gente chilena a manos del genocida Pinochet? Al menos cabe la esperanza. Por lo menos los brasileros no tuvieron que elegir entre el Adolfo, el Charlie, la Lilita o cualquier otro engendro similar.

En otro orden, hemos participado de una conmemoración: el sábado 27 festejamos el cumpleaños de nuestro amigo Gabriel, con choripanes (experimente linguiça caseira con pão es la forma en que promocionan nuestro choripán en su negocio unos argentinos) y hasta torta con vela. Pasamos un buen rato. Como si no hubiera sido suficiente nuestros buenos amigos Robert y Janet, de Trelew, nos enviaron e-mail anunciando posible visita. ¡Hojalá se haga realidad!

  • Ubatuba, São Paulo, sábado 2 de noviembre de 2002 - Agora é Lula I (tercera parte)

Como ha llovido mucho y sin parar casi tres días, y la lluvia es muy bonita pero finalmente aburre, hemos visto mucha tele, que no es tan bonita pero aburre también. La impresión es que los brasileros aún no se reponen de lo que han hecho: elegir un presidente surgido de las regiones más pobres del país, ex lustrador de zapatos, ex metalúrgico, líder sindical. Y además , como resaltaban discriminatorias las filas y dirigentes del oficialismo "democrático", sin instrucción universitaria. Los noticieros, programas especiales, progamas de reportajes, mesas redondas o de cualquier geometría no han hablado de otra cosa que de Lula. Que su biografía, que sus amigos, que la persecución política, que es de Corinthians, que esto y lo otro. Este gordito con cara bonachona parece que vá a dar que hablar. Si al menos cumple su programa "Fome zero" y le dá de comer tres veces al día a los cuarenta y siete millones de hambrientos que tiene Brasil, logrará entrar en la historia. Espero no ver en él, en pocos años, un señor bien trajeado con una estrellita roja en la solapa, hablando del sagrado mercado. El traje y la estrellita ya los tiene... También tiene su historia personal que apunta para otro lado. Será cuestion de esperar y ver...

Hoy temprano ha parado de llover, brilla el sol, habrá que reanudar las caminatas y aprovechar del clima. Hay un editorial producto de las variaciones climáticas, el Editorial VI .

  • Ubatuba, São Paulo, sábado 9 de noviembre de 2002 - Félix

Un día de sol pleno. Nada mejor que ir a alguna playa más alejada, y disfrutar del sol, la arena y el agua. Gabriel y Lorena fueron de la partida. Pasamos largo rato en el agua, con las planchas de bodysurf. Las olas eran muy fuertes. Ambos, Gabriel y yo, tragamos bastante agua. Yo no conseguí pegar una sola ola como la gente. Las mujeres conversaron y tomaron sol a voluntad, hasta que, como a las cuatro de la tarde, con la piel recalentada, nos dió hambre y volvimos a nuestros hogares. Una delicia. En la ruta a casa encontramos a nuestros amigos Mauro y Selma, y combinamos para desayunar en su casa, y hacer la senda hasta Sete Fontes.

  • Ubatuba, São Paulo, domingo 10 de noviembre de 2002 - Sete Fontes

Tal lo combinado, luego de copioso desayuno en casa de Mauro y Selma, nos pusimos en marcha hacia la muy alabada playa de Siete Fuentes, donde sólo se llega a pié o en embarcación. El camino fue largo, ya que había que recorrer toda la playa de Lázaro, y algunas calles hasta Saco da Ribeira, el puerto natural de Ubatuba. Hermosa visión de cientos y cientos de veleros, escunas y cruceros. Primero transitamos toda la playa de Ribeira, y luego un morro con bonita senda para llegar a la playa de Flamengo. Flamengo tiene algunas casas y unos cuantos veleros amarrados, de los grandes. De allí, tambien por senda, cruzamos un morro más alto (y más cansador) para llegar entre la mata a Sete Fontes. Que es muy linda, aunque por la fama esperábamos más. El calor y el ejercicio nos ayudó a consumir varias botellas de agua y de cerveza. El regreso, cansador, calculamos que en total fueron unas cuatro horas de caminata. Comimos a las seis de la tarde en un restaurante del centro, Ismael, que no conocíamos y que resultó excelente.

  • Ubatuba, São Paulo, martes 12 de noviembre de 2002 - DAI

Se suponía que asistiríamos a una sesión de la Cámara Municipal, para curiosear y saber de la presentación de un proyecto de cooperativa elaborado por Mauro y Selma. La sesión se suspendió, como sucede en cualquier consejo deliberante que se precie, por lo que nos fuimos a comer otra vez a Ismael. De allí al barrio de los amigos (Jardim Pedra Verde) donde con la comodidad de la computadora de Mauro completé y envié por internet nuestra declaración de exentos al impuesto de rentas (DAI) de este año. La Receita Federal de Brasil es bastante eficiente (lo que puede ser bueno o malo segun se mire). Llenar el formulario consiste en suministrar un número que se llama CPF (que tramitamos cuando la compra del departamento) y contestar cinco preguntas. Inmediatamente llegó el acuse de recibo, y hasta el año que viene. Sin colas, sin contador, sin salir de casa.

  • Ubatuba, São Paulo, martes 18 de noviembre de 2002 - Praia Deserta o Praia do Cedro.

Aunque no estamos segurísimos, ayer fuimos al la playa Deserta, o bien a praia do Cedro. Con Gabriel y Lorena, a quienes pasamos a buscar por sus Ubaloft. El Twingo quedó en Playa Fortaleza, último lugar accesible en auto. Caminamos por la playa unos minutos, y luego comenzamos una pequeña subida entre el mato. Con esto comenzábamos una senda (trilha) entre los árboles y plantas, que yo suponía sin mucho fundamento que nos llevaría a Praia Deserta. La senda bordea el morro, deja a la derecha Ponta da Fortaleza, y siempre subiendo levemente va dando vuelta a la península, entre enormes árboles, casi siempre a la sombra. Como a los cuarenta minutos llegamos a un ranchito en construcción, donde nos refrescamos del intenso calor con la fría agua de un arroyito, y de allí siempre en bajada, nos encontramos con la playa más linda que hemos visto hasta ahora. Toda para nosotros, con árboles de buena sombra, agua absolutamente transparente, pocas olas, algunas rocas para curiosear la vida submarina con la máscara y nada más. Cangrejitos por la arena, y al frente la Ilha do Mar Virado, con la roca que la acompaña. Sol intenso, mútiples inmersiones, todo de mil maravillas. Sólo el hambre nos pudo desalojar. La vuelta placentera, con ardillas, iguanas tomando sol en los claros, y vistas espectaculares, que a la ida no se perciben tanto. De alguna de ambas playas ni nos enteramos, seguramente quedó en el camino, pero no pude ver ninguna trilha que baje hasta ella. Habrá que preguntar, pero la que visitamos, se llame como se llame, paga con creces la hora y monedas de caminata y sudor que se requiere para llegar y la igual cantidad de tiempo que lleva volver. Dia inolvidable, tomé casi un rollo de fotos sin darme cuenta.

  • Ubatuba, São Paulo, domingo 1 de diciembre de 2002 - Praias Peres, Bonete, y Grande do Bonete.

Hoy, inesperadamente, nos subimos al Twingo, buscamos a Lorena y Gabriel.y al rato estabamos estacionados en el condominio Canto da Lagoinha (Rincón de la Lagunita). Iniciada la senda, sombreada, con vista al mar, al ratito llegamos a la playita de Peres. Bonita, pero no era nuestro objetivo. Otra porción de senda entre la mata, bordeando el mar, y nos encontramos con Bonete, más grande, con quiosques playeros, algunas lanchas, un velerito. Como desde la playa pudimos ver que la senda continuaba, cosa que nuestra guia de playas no aclara, supusimos que nos llevaría a Grande do Bonete. Y así fue. Unos minutos después nos encontramos con esta playa, y nos sentamos bajo la primer sombra que encontramos. El calor era terrible. Divertido baño de mar, porque la ola rompe muy cercana a la playa, que tiene fuerte pendiente al principio. El asunto era pasar esa única rompiente fortísima sin que la ola te revuelque, para bañarse en aguas tibias y calmas, ahí nomás. Todo bien, hasta que Gloria se olvidó del asunto, se dejó llevar hacia la playa, y una ola la revolcó prolijamente, ante nuestras risas. Que no le hicieron mucha gracia, mientras trataba de acomodarse la bikini. Continuaba el calor y el sol rajante. Ya repuestos, decidimos caminar hasta el otro extremo de la playa. En ese extremo hay algunas casas de pescadores y otras de felices propietarios de una casa de fin de semana lejos de cualquier camino. Pudimos ver que de allí parte una senda hacia Deserta y Fortaleza, que habrá que explorar. Emprendimos el regreso sedientos, así que en Bonete nos instalamos a tomar unas cervezas. Y apenas volvimos a la caminata, se desató una poderosa tormenta tropical, nada que hecer, sólo mojarse. Lástima que al llegar al auto descubrimos que nuestro celular estaba tomando un baño en el agua de lluvia que entró en un bolsillo de la mochila. Decidimos hacer lo que los brasileros, a eso de las seis estabamos comiendo choripanes en casa de Gabriel y Lorena. Nuevo descubrimiento, aunque menos costoso: Gabriel perdió una zapatilla en algún momento. Hemos tratado se secar el celular con un secador de pelo, pero no hay caso: solo hace un ruidito sospechoso.

  • Ubatuba, São Paulo, miércoles 4 de diciembre de 2002 - Preparativos de viaje.

Desde el lunes hemos iniciado los preparativos para viajar a Argentina. Si todo va bien, pasaremos Navidad en casa de mis padres en San Luis, y luego año nuevo en Coronel Suárez. Después, Trelew. Hay que dejar cuentas pagas, acomodar lo que queda y lo que viaja, y el celular continúa en manos de uno que dice que sabe arreglarlo. Para complicar un poco las cosas, descubrimos una nueva invasión de cupimes en el armario. El cupim es un insecto volador que se alimenta de armarios, y de todo lo que encuentra de madera. Desde ayer todo lo que sea de madera huele a anticupim, inaguantable. Hemos debido mudarnos a la sala. Ayer recibimos una buena noticia: la inmobiliaria nos depositó dinero, producto del adelanto del alquiler pagado por alguna familia brasilera para disfrutar de nuestro departamento en año nuevo. Esto lo llaman "pacote de reveillon" y lo pagan muy bien. Tambien parece que tendremos inquilinos en navidad, y seguramente en enero, febrero y carnaval recolectaremos mais uns reais, que nos vendrán de maravilla el año que viene. Ignoro cuándo volveré a actualizar este diario, espero poder hacerlo en San Luis, y poder desarles felices fiestas a todos los que a lo largo de unos catorce meses ojearon este sitio, vaya paciencia.

Al inicio del diarioanarres home

Anterior - Siguiente

Home Diario Acuáticas Fotos Videos Textos Recetas Cuentos Visitas Correo Somos