Diario de viaje de anarres

Anterior - Enero/marzo 2003- Siguiente


Panel de fotosPanel de fotosPanel de fotos  
  • Bonito, Mato Grosso do Sul, 10 de marzo de 2003 - Tres meses sin escribir.

Reinicio este diario, que interrumpí en diciembre, cuando partimos hacia Argentina. Corresponde un resumen de lo sucedido, aunque sólo sea para mantener la continuidad de este relato. En viaje hacia allá, la primer noche dormimos en un pueblo agrícola llamado Campo Mouron, en un hotel para parejas. Al otro día completamos la increíble cantidad de caros peajes que hay hasta Foz de Iguaçú, y reemplazamos una cubierta que destruimos por completo, hasta las capas de acero, a causa de un desalineado de aquellos. Pasamos la frontera y llegamos sin novedad hasta Roque Saenz Peña, Chaco. Hotel: de lo peorcito, pero no había otro ni pagando caro. Al dia siguiente llegamos a casa de mis viejos, en Cortaderas. Pasamos unos quince días hasta navidad con los conflictos habituales.

Arroyo Cortaderas Villa Elena
Arroyo Cortaderas, Villa Elena, San Luis En casa, Villa Elena, San Luis

Nueva partida, en el día llegamos a Coronel Suárez, para pasar otros quince días, incluyendo el año nuevo, en compañía de la famila de Gloria. Más o menos el diez de enero partimos para Trelew, en nuestro nuevo auto, una Citroen Berlingo, que ha venido a reemplazar el glorioso Twingo, auto de una calidad que sospechamos nunca más veremos.

Pasamos un montón de tiempo allí, consultando distintos médicos, haciéndonos toda clase de estudios, visitas al dentista, y todo eso. Los remedios los proveyó, como antes de nuestra primer partida, la Farmacia Molina, que continúa siendo una especie de auspiciante informal. Gracias Eduardo Molina. Los amigos que dejamos hace tanto ya, no nos habían olvidado: nos hicieron engordar varios kilos a fuerza de comidas y bebidas. Aquí va nuestro agradecimiento para Enzo y Marcela, Para Roberto y Janet, para Anita y Antonio, Mimí y Jorge, Celeste y Oscar, María y Raúl, Fran y Aye, y algunos que seguro me olvido, y que ya pueden empezar a reclamar. Gloria tiene además un monton de amigas con las que se encontró de nuevo. Pero mas que nada a Iris y Miguel, de la familia, que encontramos en mal momento, y que aún así nos brindaron hospitalidad, morfi y risas. Con la valiosa habilidad de Miguel quedó instalada en el furgón una cama, que puede convetirse en asiento, y que servirá de dormitorio de emergencia, o cuando se nos dé por acampar.

Cumpleaños Las primas Iris y Gloria
Iris, Miguel, Gloria y yo, Trelew Soplando la vela

Vuelta a Coronel Suárez, otros quince días allí, donde hicimos colocar aire acondicionado al furgón, que no lo tenía. Dimos terminación a algunos detalles de nuestro lecho ambulante, y nos despedimos. Vuelta a Cortaderas, otros quince días con mis viejos, y con los mismos viejos conflictos, algo mejor aceptados. Partida hacia Entre Ríos, con noche en Paraná.

Martes 4, con Rosita y Chango, esta vez en su nueva casa. El miércoles visitamos el palmar de Colón, que nos decepcionó bastante, para luego pasar la tarde y la noche en las termas de Chajarí, Entre Ríos, muy placenteras.

Termas Termas
Termas de Chajarí, Entre Ríos Termas de Chajarí, Entre Ríos

Jueves: viaje aburrido hasta Eldorado, Misiones, donde hicimos noche en el Hotel Castelar, bueno y barato, feliz combinación. Viernes 7: Cataratas, tan bellas como siempre, pero más caras, con un ridículo trencito que te lleva a donde antes ibas perfectamente a pié.

Dos hermanas Garganta
Salto Dos Hermanas, Iguazú Garganta del Diablo, Iguazú

Cruce de frontera, otra vez en Brasil, segunda patria. Nos quedamos en Foz de Iguaçú, en el camping Internacional, un excelente lugar propiedad de una descendiente de alemanes. No acampamos, usamos una cabaña. No hubo tiempo para visitar la pileta, una lástima. Cena casera, muy buena. Sábado 8 en Dourados, elegante ciudad de Mato Grosso do Sul, donde dormimos en el hotel Figueira. Al día sigiente, llegada a Bonito, tan renombrado por los turistas de Brasil y del mundo. Después de procurar posada barata, en un lugar que es caro por definición, nos hospedamos en la Pousada Rio do Peixe, familiar, agradable, con aire acondicionado y buen desayuno. Hubo que negociar el precio, pero Gloria es una competente negociadora. Para completar el día nos fuimos hasta el balneario municipal, donde nadamos un rato entre las piraputangas, unos peces tranquilos, que hay en todos los ríos de la zona. Por la noche buena cena de lasagna en una cantina. Por fin recupero el tiempo pasado sin escribir.

Hoy hemos hecho dos excursiones. Por la mañana, hemos flotado largo rato en el Río Sucurí, dejándonos llevar por la corriente. Como uno "navega" casi desde la naciente, y los ríos son de lecho calcáreo, el agua es cristalina como en pocos lugares. El fondo hace ver, por momentos, un intenso color celeste. El agua fresca, tanto como para usar ropas de neopreno, ya que uno se pasa más de cuarenta minutos flotando sin hacer otro movimiento que el dejarse llevar. si es que eso es un movimiento.

Sucuri Garganta
Nacientes del Rio Sucurí, Bonito, Mato Grosso Nacientes del Rio Sucurí, Bonito, Mato Grosso
Rio Sucuri Flor en Bonito
Rio Sucurí, Bonito, Mato Grosso Flor en Bonito, Mato Grosso

Por la tarde, nos hemos ido al Rio Formoso, junto con Joan, instructor de buceo. Preparados con toda la parafernalia de buceo, nos sumergimos, y, como hay que ir en contra de la corriente, nos impusamos agarrados a una cuerdita, y recorrimos así unos doscientos metros. Entre troncos sumergidos, y algunas rocas calcáreas, llegamos a una cachoeira, es decir un salto de agua. La gracia del asunto es que se puede permanecer bajo el salto de agua, y mirar el burbujeo desde abajo, como si uno estuviera dentro de un vaso de Sonrisal. La vuelta, por suerte, es a favor de la corriente. Para Gloria, su primer buceo en río, y para mí mi segundo bautismo de buceo. Si continúo bautizándome me voy a volver santo. Tuve problemas con la flotabilidad, quizá por lastre insuficiente, quizá por simple inexperiencia

  • Domingo 11 de marzo, Bonito, Mato Grosso do Sul - A excursion cancelada, excursiones realizadas..

Amaneció este domingo con lluvia, y la excursion que tocaba a Boca da Onça hubo que cancelarla. Buscamos algo de reemplazo para la tarde, de preferencia bajo cubierta, por las dudas. Y nos decidimos por al Grota de São Miguel. Que resultó muy interesante, y que a Gloria le gustó mas que la gruta de Bellamar que visitamos cerca de Baradero, en Cuba.

Sucuri Garganta
Grota de São Miguel, Bonito, Mato Grosso Grota de São Miguel, Bonito, Mato Grosso

Como quedó aún parte del día para aprovechar, Nos fuimos a Ilha do Padre, lugar algo abandonado pero con muchos brazos de río, cachoeiras varias, buenos lugares para nadar, a los que se llega por pasarelas. Claro que nada de baño ni aguas cristalinas, la lluvia de la mañana había convertido al Río Formoso en algo tan transparente como el Paraná. Pero disfrutamos con las aves, loros, araras y tucanes. Las araras son rojas, azules verdes y qué se yo que más. Con pico de loro, pero muchísimo mas grandes. Confianzudas algunas de ellas, se suben a tu mano como si fueran un lorito.

Sucuri Garganta
Arara Araras
Araras

Por la noche fuimos a un café llamado Taboa, con las paredes llenas de grafittis hechos por la clientela. Nos sacaron una foto, que parece veremos publicada en el site del boliche.

Bar Taboa
En el bar Taboa, Bonito, Mato Grosso do Sul
  • Lunes 12 de marzo, Araçatuba, São Paulo - Kilómetros y kilómetros

Para darse cuenta de lo grande que es Brasil, basta con cruzar Mato Grosso do Sul. Ganado, ganado y más ganado. Soja, soja y soja. Ganado, ganado. Todo el día lo hemos empleado en ir desde Bonito hasta esta ciudad, luego de cruzar el Paraná, en el punto donde más o menos donde el Paranaíba se gana el nombre de Paraná. El paisaje no ha cambiado mucho desde que abandonamos Mato Grosso, ahora vemos al costado de la ruta caña de azúcar, y ganado. Estamos en el posto Absoluto, que debe ser pronunciado Abisoluto. Hay de todo: surtidores, restaurante, lanchonete, gomería, un barcito, baños relucientes, amplio estacionamiento donde dormiremos esta noche, en nuestra cama rodante. Hemos conversado largo con un brasilero simpático , que ayudó a acortar el tiempo hasta la hora de dormir. Cenamos muy buena carne en el restaurante.

  • Miércoles 14 de marzo, Ubatuba, São Paulo - En casa, luego de tres meses.

Desde nuestro "hotel" al borde de la ruta, continuamos internándonos entre los plantíos de caña de azúcar. Pasamos Baurú, Jaú, y cada vez la campiña era más amable, entre sierras y vallecitos. Todo prolijo, todo bonito, mientras nos acercábamos a las ciudades de Piracicaba y Campinas, que claro, debe el nombre sus alrededores. Ya en el corazón del Brasil desarrollado, recorrimos el resto del camino hasta Taubaté por autopistas diversas, que nos obligaron a rulos y retornos varios. Se me ocurrió descender la sierra por la bajada de Taubaté, lo que demostró ser un error. En la peor parte nos encontramos con niebla cerrada, e inmediatamente lluvia fortísima, que obligaron a adivinar el camino durante media hora inacabable. Cansados, encontramos nuestro departamento en inmejorables condiciones, pese a los tres meses de inquilinos diversos. Yo no logro saber si estoy contento o qué. Una sensación extraña no me deja estar tranquilo. Pero el sueño es terrible, esto habrá que analizarlo mañana, en lo posible en la playa.

Al inicio del diarioanarres home

Anterior - Enero/marzo 2003- Siguiente

Home Diario Acuáticas Fotos Videos Textos Recetas Cuentos Visitas Correo Somos