Diario de viaje de anarres

Anterior - julio/setiembre 2003 2003- Siguiente


Panel de fotos Panel de fotosPanel de fotosPanel de fotos  
  • Jueves 10 de julio, Ubatuba, São Paulo - Varias navegaciones

Hoy hace justo un mes que compramos el velero. Las cosas más interesantes acontecieron alrededor de él, por lo que voy a relatar cosas al respecto. en el paseo que ya contamos, con Mauro y Selma, se tomaron las fotos que siguen.

Esquina En la amarra
Selma, Gloria y yo saliendo de Saco da Rivera Nos, curtiendoel anarres

Pocos dias después partimos con Lorena y Gabriel, también con vela de sentina, (el motor) hacia Playa do Sul en la Isla Anchieta. La playita es pequeña, y si no hubieramos ido un domigo, solitaria. El agua y el sol estaban buenos para disfrutarlos, y eso hicimos. El agua estaba turbia, no se podia bucear, pero eso fue lo de menos. A la semana siguiente, y con la ayuda del marinero Ricardo, salimos por pirmera vez a vela. Con la enorme genoa (vela de proa) y la mayor, pudimos descubrir que el velero es bien rápido. Hubo viento fuerte, como para navegar bien escorados, tanto que todo lo que habíamos olvidado sobre la cuchetas fue a parar al piso. Para ser la primera salida, no se puede decir que haya sido tímida. Pocos días depués partimos solitos a "velejar". Esta vez el objetivo fue otra playa de la isla Anchieta: Grande. Fuimos bien temprano, y aunque la navegación es de unas cuatro millas, queríamos aprovechar bien el sol. Y no fue tan así: apenas en movimiento enroscamos un cabo de nuestra amarra en la hélice. Hubo que bucear un poco hasta desenredarlo, o más bien cortarlo. Con demora partimos, con viento débil, por momentos algo más fuerte, y por un rato nada. Pero llegamos a nuestro objetivo, aunque ya no era tan temprano como hubiéramos deseado. Anclamos, Gloria se dió una vuelta a nado alrededor del velero, y poco después partimos con viento razonable. Que se acabó al entrar a la Bahia de Saco da Rivera, por lo que el desde ahí nos confiamos a nuestro pequeño pero cumplidor diesel de 8 HP.

En todo este mes hemos también hecho nuestras caminatas por los morros, hemos compartido varias comidas con los amigos, y claro, hemos ido varias veces al velero a arreglar cosas. De a poco va quedando confortable. Ahora viene la etapa de comprarle una amarra, y de amarinarlo bien, con cambio de cabos, y varios arreglos más que harán a la seguridad y eficiencia de la navegación propiamente dichas..

  • Domingo 26 de julio, Ubatuba, São Paulo - Más navegación, un cumpleaños, algunos aciertos, y algunos contratiempos

Esta vez no he dejado pasar tanto tiempo, pese a que desde que tenemos el velero los días pasan a una velocidad asombrosa. Hasta parece que tuviéramos tantas cosas a hacer que el tiempo no alcanza. Además el sol insiste en brillar, en un invierno que tiene a todos asombrados. Vamos a los hechos. En el rubro navegación, hemos agregado la playa Leste de Ilha Anchieta a nuestro catálogo. Fuimos con nuestros amigos de Praia Fortaleza, Gato y Erika. Por momentos faltó viento y en otros lo hubo como para proporcionar una vuelta sumamente cómoda y placentera con vientos francos. La playa es una pequeña joya. No se la percibe hasta llegar, está en el fondo de una pequeña caleta, que deja poco lugar para amarrar. Nos bañamos, con Gloria pataleamos hasta la arena, el Gato curioseó el casco, para contarme lo que ya sabía sin ver: las cracas se han apropiado nuevamente de nuestra embarcación. A la vuelta se presentó un contratiempo: antes de amarrar en nuestra "poita" descubrimos que el motor de arranque no funcionaba. El muy burro resultó tener los carbones muy gastados, como descubrí un par de días después, cuando conseguí un electricista.

El viernes 25 festejamos el cumpleaños de Erika. En su casa, acogedora, en Praia da Fortaleza. El menú, feijoada de acuerdo a receta tradicional, torta (bolo de aniversario), y mucha cerveza y caipirinhas y cachaça. Linda fiesta, con gente de la más diversa, niños hasta de los vecinos. Se pudo hablar cualquiera de los dos idiomas; del lado del español éramos varios, hasta un español de España, los padres de Gato, nosotros, una profe de lenguas de la Universidad de São Paulo, y más. Del lado del portugués: vecinos, otros amigos, y por supuesto Erika. Muy bueno todo, volvimos tarde a casa, al menos para los estándares brasileros.

El sábado me ocupé de comenzar a reemplazar la hélice de nuestro velero, pues el jueves descubrí, al sacar las cracas de gran parte del casco, que sólo tenía una pala, de las dos originales. La hélice ya está en mis manos, bonito bronce que habrá de costarnos unos buenos reales. Todavía no sé cuántos, por suerte. El resto del sábado de fue en las tareas que requiere esta página, y en el sorteo de las "vagas"del condominio. Me explico: las cocheras (vagas) no son fijas, y el método elegido para asignarlas es un sorteo cada dos años. Como sólo un tercio de las vagas está cubierto por el propio edificio, el sorteo es del mayor interés, sobre todo por que los presentes tienen prioridad. Así que éramos diez y ocho propietarios presentes para doce cocheras a la sombra. No tan mal, las probabilidades eran altas. Al tercer número sorteado apareció nuestro 11, y pudimos elegir exactamente la cochera que deseábamos.

Hoy domingo, luego de llover toda la noche y parte de la mañana, brilla el sol de nuevo. Así que subo los archivos al hosting y nos vamos a caminar. Au revoire.

  • Jueves 7 de agosto, Ubatuba, São Paulo - Más navegación, algunos contratiempos repetidos, visitas próximas

A los pocos días del descubrimiento de la hélice partida, llegó el reemplazo de la hélice, y quedamos listos para alguna nueva singladura. Aún sin hélice, el jueves 31, salimos con el padre del Gato y el propio gato. Por primera vez Gloria no integró la tripulación. La salida, bajo la dirección del padre de Gato, el conocido navegante Nono Nogueira, fue, amén de agradable, más que útil para mi aprendizaje. Obtuve tanto observaciones acerca de lo que el velero precisa, y en qué orden, como una clase magistral de cómo pilotear al anarres. El viento se portó razonablemente y proporcionó entretenimiento al navegante patagónico. A la vuelta, cerca de la amarra, el viento desapareció, y sin hélice, hubo que armarse de paciencia e ir de poita en poita, o sea de amarra en amarra hasta la nuestra. De paso: poita es una palabra indígena, que se usaba para designar una especie de ancla formada por una piedra y unas maderas cruzadas. Buena palabra para describir una amarra.

El domingo 3 de este mes partimos otra vez, esta vez con Lorena y Gabriel, que hacían su primera navegación a vela. En la página de Vela y buceo hay más fotos, y algunas consideraciones náuticas. Fuimos hasta la playa Grande de Isla Anchieta. El viento dijo presente, en abundancia, aunque con rumbo adverso, y hubo que maniobrar bastante para cruzar el Boqueirón, especie de estrecho entre la isla y la tierra "firme". Como si las islas flotaran...

Gloria Raul, Lorena y Gabriel
Gloria a la caña del anarres Gabriel, Lorena y gordo al timón

Dia de sol, la vuelta con viento franco, fué un placer, un día de verano. Para quienes no navegan: con viento de popa, o casi, parece no haber viento, ya que el barco se desplaza a la velocidad del viento o más, y eso dá sensación de calma, y calor. Lo cierto es otra cosa, y volvimos rápidamente a la amarra. Claro que descubrimos que nuevamente el motor de arranque fallaba, y ahí vino lo bueno. Decidido a tomar la amarra a vela, hicimos la maniobra bastante bien, pero ahí, justo ahí, nos sorprendió una fuerte ráfaga, con lo que pasamos a menos de un metro del vecino, un feo barco de madera. Durante algunos segundos, pude ver bien en la proa del anarres, un monstruo de madera. Un golpe oportuno aunque algo tardío de timón nos libró del accidente, aunque no del susto. Hoy jueves, el burro de arranque quedó reparado nuevamente, sólo se había aflojado un cable. Ya estamos pensando en hacer una salida "de trabajo" para terminar la interminable limpieza del casco. Batalla perdida.

El martes 12 llegan Iris y Miguel, estamos impacientes por verlos. Ojalá les toque buen clima y mucho sol.

  • Sábado 16 de agosto, Ubatuba, São Paulo - Llegaron los primos.

El miércoles 13, y no el martes, llegaron los primos. Flor de susto se habrán pegado el martes, cuando Miguel se enteró que su cédula federal del Mercosur estaba vencida. Lo solucionaron ese día, y llegaron con un día de atraso, pero llegaron. Miguel ha hecho unos comentarios del viaje, por lo que cedo el diario a sus palabras. Sólo le recorto un poco lo escrito, para no cansar a los lectores.

Llegamos al Aeropuerto de Guarulhos el dia 13 de agosto a las 10:20 hs. Hicimos los trámites de aduana necesarios. Nos estaban esperando nuestros queridos primos Gloria y Raul que cámara en mano filmaron nuestra llegada. Saludamos y luego emprendimos la marcha hacia nuestro destino: Ubatuba.

JUEVES: Playa Grande - Tenorio en el ultimo kiosko (Areia sereia) coco gelado, regresamos a almorzar y visitamos la Ciudad de Ubatuba. Compramos las ojotas defectuosas de Miguel y fruta de la zona: Manga, abacaxi, palta, carambola, pinha y banana. Fuimos a una chopería: comimos bolinhos de bacalhau, casquinha de sirí y tomamos mucha cerveja.

VIERNES (SEXTA): Caminata hasta el Mirante do Cedro: Gloria, Raúl y Miguel. A la tarde fuimos al centro de Ubatuba sin Raúl. Hicimos shoping de Itaguá, tiendas Pernambucanas y artesanato Apuí. Fuimos a conocer Paraty de noche y embocamos la XXI Fiesta de la Pinga e ingerimos varias capetas, gran descubrimiento para mi. En Paraty conocimos el Centro Historico.

Los Toles Los Toles y el webmaster
Iris y Miguel, feliz pareja en Paraty Iris, Gloria y Raúl en Paraty

SABADO: Playa por la manana, por la tarde Saco da Ribeira. puerto donde se encuenta amarrado el velero Anarres. Al fin conoci el "anarres", un velerito muy bello. Raul controló la amarra y yo me dedique a husmear y sacar fotos. Raúl encendió el motor, que arrancó y suena como un violin (afinado). Nos saludamos con Gloria e Iris que habian caminado hasta la playa de Saco da Ribeira. Máxima 24 grados

DOMINGO: Por la manana decidimos tomar sol en Playa Grande, en el kiosque do Midi para aprovechar el dia de sol. Comimos al mediodia y partimos a ver Paraty de día conociendo la ruta Rio-Santos, Playa Almada, Cachoeira da Escada (Saltos de la Escalera). Compramos canga (pareo) y pinga, remera a Martina. Máxima 30 grados

Comprando pinga Itatinga Los primos compran, nosotros descansamos
Miguel y yo comprando pinga de alambique Descanso en tour de compras

LUNES (SEGUNDA): Praia Grande Raul y Gloria fueron a caminar y yo caminé al centro. Regresamos juntos, nos encontramos al final de Playa Grande. Máxima 27 grados

MARTES (TERÇA): Desayunamos cerveza , jugo de coco, café y tostadas, Nos dirigimos a Fortaleza, estacionamos en una calle cercana a la playa y caminamos por la playa hasta las rocas. Trepamos el morro por la selva hasta la Prainha da Fortaleza.

Iris Miguel
Iris absorviendo sol en Fortaleza Miguel en la Ponta da Fortaleza

Allí acampamos: normalmente es una playa muy serena y en la que se pueden observar pececillos de colores con la luneta y el snorkel, o simplemente sin nada, pero nos tocó un dia con el mar muy movido y no pudimos gozar de ese atractivo. Raúl y Gloria se bañaron, los Toledanos seguimos reacios al agua. Contemplamos las tareas de un pequeño cangrejo cazando y mejorando su vivienda. Partimos, pasamos por Playa Sununga, cercana a Playa Lazaro y Domingas Diaz. Fuimos al supermercado SEMAR. Compramos viveres: Cerveza, vino y vodka y regresamos para hacer unas pizzas. Máxima 29 grados

MIERCOLES (QUARTA): Desayunamos con pan de queijo y salimos a caminar: Raúl y Gloria al morro, Iris y yo al centro Comimos feijoada buenisima. Máxima. 26 grados

JUEVES (QUINTA): Nos levantamos, desayunamos, y fuimos a la farmacia, de paso llevamos a revelar las fotos y desde allí emprendimos viaje a la praia de Prumirim. La praia resultó hermosa, sólo que muy inclinada, mucha pendiente. Me escaldé los pies. Comimos en la praia lingüiça frita, queijo, dos garrafas de cerveja, un coco gelado y un pastel de palmitos, De regreso nos peleamos un poco con Iris y miramos la novela.`Máxima 30 grados

En Promirim Los Toles en Almada
En Promirim, como siempre, a la mesa En Almada, cerca del bar Mirante

VIERNES (SEXTA): Fuimos a la Praia Domingas Dias, realmente muy linda, la preferida de Gloria. Conocimos praia Lazaro. Fuimos al mirador que se encuentra entre Praia Grande y Toninhas: alli tomamos dos cocos gelados, un abacaxi Hawai y un açai na tigela. Regresamos al departamento, nos tomamos una maracujá con pinga Itachimba (la mejor do Brasil) y nos pusimos en pedo antes de comernos la docena de chorizos (lingüiças) que habiamos comprado antes que Iris se probara todas la mallas del Brasil. También habiamos jugado un pocito y literalmente la maté, por lo que me siento culpable. Los chorizos los comimos como choripán; tomamos un champagne y todo lo que pudimos con alcohol. Todo estuvo fenomenal: hablamos por telefono con Angela. El alcohol me impidió saber que carajo nos dijimos pero todo está bien. Seguramente tendremos que hablar de nuevo para ponernos de acuerdo. Temperatura máxima 33 grados.

SABADO: Por la mañana fuimos a la feria, compramos algunas verduras: palta, palmito, morrones, cacao, queso feta y queso minas, los chicos tomaron jugo de caña con limón. Fuimos a comer al Ismael, compramos las ojotas a Iris y un bolso no se para qué para Miguel y un regalito a Gloria. Pasamos por un artesanato y compré un cenicero de palo Brasil. Regresamos a la casa. Máxima 28 grados.

DOMINGO: Gloria e Iris a la playa y yo con Raúl y el Gato Nogueira fuimos a navegar en lo que sería mi bautismo de vela. Llegamos a Saco Do Riveira a las nueve, el Gato nos estaba aguardando. Después de la presentación esperamos un buen rato el taxi boat que nos llevó al velero.

En Promirim Cais da Vila de Ilhabela
Miguel al timón del anarres En el cais de la Vila de Ilhabela

Aquí comienza la experiencia: el Gato comenzó a sacar las velas y desató la amarra, mientras tanto Raul encendió el motor y comenzamos a movernos hasta salir del Puerto. Me entregaron el timón mientras ellos colocaban e izaban las velas Pasando el Boqueirão apareció el viento y comenzamos a navegar a vela. La experiencia es maravillosa: deslizarse por el agua sin el ruido del motor me pareció fantástico. Llegamos a Playa Leste (del este) en Ilha Anchieta y anclamos al lado de una canoa llena de agua, pero a flote. El Gato se tiró al agua para refrescarse. Raúl se puso a limpiar las cracas del casco y yo, luego de un pequeño chapuzon, me tiré a tomar sol en el velero y creo haber dormitado un ratito. Luego regresamos ......... Fuimos a comer espeto corrido a la Churrasqueria Gauchão y luego al kioske de la playa de Itaguá a tomar batidas de maracujá y coco.

LUNES (SEGUNDA): Visitamos el Proyecto TAMAR de recuperación de las tartarugas: Cabezuda, Verde, de Pente o Carey y de Cuero o tartaruga Gigante. Regresamos a casa , y nos dispusimos a ir al cumpleaños del Gato.

Cumple del Gato Cumple del gato
Cumpleaños del Gato Otra del cumple del Gato

En el cumpleaños pasamos un buen momento, comimos locro y conocimos gente y costumbres de Brasil.

MARTES (TERÇA): Fuimos al acuario, yo agregué el serpentario mientras Iris y Gloria miraban vidrieras. Por la noche me puse a cocinar pulpo, Iris preparó el arroz. Despues de cena Raul hizo un batidas de morango y nos fuimos a dormir.

MIERCOLES (CUARTA): Fuimos a la mañana a la playa. Estuvimos hasta tarde. A las dos comimos (cocinó Raúl) Los chicos durmieron siesta mientras nosotros jugamos al pocito.

JUEVES (QUINTA): Amaneció lloviznando pero nada de frio. Decidimos ir a conocer Ilhabela. Pasamos por Caraguatatuba y São Sebastião, tomamos la balsa que nos llevó a la isla; muy bonito todo el paisaje. Recorrimos hacia el norte y sur la costa y a pié la villa.

Vila de Ihabela Vila de Ilhabela
Comercios de la Vila de Ilhabela En el calçadão de la Vila de Ilhabela

Al inicio del diarioanarres home

Anterior - Julio/Setiembre 2003- Siguiente

Home Diario Acuáticas Fotos Videos Textos Recetas Cuentos Visitas Correo Somos