Diario de anarres

Anterior - Otoño de 2010-Siguiente

EUROPA
Creative Commons License La Toscana
El Véneto, La Liguria, Siena
Grecia
Viena y Budapest
Milan y Roma
Compartir
Copio partes del diario de viaje, que es bastante más largo, pero, ya que lo escribí, los que sean amigos de la lectura indiscriminada, pueden derrochar su tiempo leyéndolo. Los lectores críticos... abandonad toda esperanza al entrar aquí. Será mejor para éstos que lean una novela de Saramago, recién muerto y ya criticado por L´osservatore romano. (ver artículos del diario El País aquí)

Viena, 4 de junio de 2010, por la noche
El vuelo desde Atenas fue excelente. Aegyan Airlines, buena compañía, hasta azafatas lindas, por no hablar del morfi. Dos horitas para el recorrido. En el aeropuerto tienen buena información turística. Así que en un bus y algo de metro, que tiene unos delirantes nombres de estaciones en alemán, imposibles de retener, más unas cuadras remolcando los petates, llegamos a nuestro hotel. El Eurostar Hotel, cuatro estrellas no muy brillantes pero cuatro al fin. Tenemos una linda habitación, y hasta hay piscina cubierta, aunque no creo que lleguemos a usarla. Baño general, y salimos como a las nueve de la noche hacia el centro, en el tranvía. Casi muy tarde para las costumbres locales. Nos pasamos de la estación Schotentor, y el tram casi nos devuelve al hotel antes de darnos cuenta. En la segunda vez nos salió bien. Sin pagar en ningún caso, por sugerencia de una parejita de chicas. Muy argentinos. Caminamos algo, sin rumbo, a lo largo de la avenida, con buena iluminación de los edificios históricos. El paseo también tenía la intención de encontrar dónde comer. Luego de algunas indecisiones, no muchas porque a esa hora quedaban pocas opciones, nos sentamos en un restaurante italiano bastante elegante a festejar el cumpleaños de Enzo. Buena cena y momento agradable.
 
Viena Viena Viena Viena
Viena Mumok Viena Kuntshistor Museum Viena Mumok Viena
Viena, 5 de junio de 2010
Hoy aprovechamos ampliamente el magnífico desayuno que ofrece el hotel. Deglutimos lo tradicional, cereales, yoghurt, y además salchichas, fiambres, huevos revueltos, de todo. A las ocho ya estábamos en el centro. Muy bonito. Dimos unas vueltas, cambié unos cheques y nos subimos al campanario de la catedral. Iglesia gótica, muy buena vista de la ciudad. Unas cuadras más, y, caminando por el centro, llegamos al museo Leopoldina. Finalmente no entramos, vaya uno a saber porqué. Cruzando el parque, arribamos al Kunsthistor Museum, enorme. Nos atragantamos de obras de arte: Durero, Hölderling, Velázquez, Tintoretto, Caravagio, cientos más. Aquí debo confesar que tanto santo y tanto cristo me confunden, por no decir que me aburren profundamente. Menos mal que por ahí esta mi amigo Peter Brueghel. Uno alegre.
Catedral de Viena Catedral de Viena
Kunsthisthor Museum Kunsthistor Museum
Viena
De vuelta en la Theresenplatz, rumbeamos para el palacio imperial, pero está dividido en varios museos no muy interesantes. Desistimos. Afuera, en la inmensa plaza hay montones de orquestas con sus distintos uniformes, quizá se trata de alguna clase de competencia, no averiguamos. Por el momento ninguna toca, una lástima. Yo cargoseo para visitar el museo de arte moderno, que no está lejos. El Mumok no resultó muy bueno, salvo por el shop de baratijas de buen diseño, y dejamos allí algún euro. Otra vez la Theresenplatz.
Catedral de Viena
Descanso en el hotel, y a las nueve había concierto, con entradas ya compradas. Así que salimos con tiempo suficiente, como para ir a comprar los pasajes a Budapest, morfar y llegar tranquilos y a horario. Hasta pagamos el pasaje del metro. Compramos los pasajes en tren de alta velocidad pero nos atrasamos, así que ni comimos, ni llegamos tranquilos. Sólo a tiempo. Así que después del concierto, hecho a base de compositores vieneses, por fin comimos. Que no sólo del espíritu se vive. Hot dogs en un carrito callejero, excelentes. Con gorda austríaca medio mala onda atendiendo y todo.Yo me había pasado el dia reclamando ese menú, mas que nada por joder y divertirme un poco, pero lo que era broma, resultó buena idea. Después, pizzería en el centro. Muy buena la pizza y mejor aún cerveza. Volvimos al hotel en el tram, sin pagar, como de costumbre.
Viena
Budapest, 6 de junio de 2010
Desde Westbahnhoh, Viena, llegamos a Budapest en unas dos horas. Estamos instalados en el hotel Regency Suites, con grandes habitaciones, curioso estilo de amoblamiento, nada espectacular. En la tele no se entiende absolutamente nada. Ya que el tiempo disponible no era mucho, luego del almuerzo nos hemos subido a una de esas líneas de buses turísticos, que te zangolotea por toda la ciudad. Uno se sube, se baja donde quiere, y espera el siguiente.
Tren a Budapest Budapest Budapest Budapest
Budapest Budapest Budapest Budapest
Nos bajamos en el Bastión de los Pescadores, desde donde se vé toda la ciudad. Incluyendo el famoso Puente de las Cadenas, que no nos ha parecido nada del otro mundo. El bus paró luego unps cinco minutos en la cima de una colina, momento que aprovechamos para unas fotos más de la ciudad, y para la compra reglamentaria: unas camisetas de Budapest. Comimos en el mismo restaurante que al mediodía, muy bueno y de precio razonable. Perdí la tarjeta, pero recuerdo que la traducción del nombre es: “Lugar de la cerveza”. La cerveza húngara, dicho sea de paso, me gustó mucho, y le hice honor.
Bastion pescadores Budapest Puente Cadenas Budapest
Mañana partiremos, me quedará la duda acerca de si Budapest no se merece otro día de visita. La ciudad, algo deteriorada por los años de imperialismo ruso, está en reconstrucción. Cosa a la que los budapestianos, o como deba decirse, están muy acostumbrados. Parece que cuanta guerra hubo, antigua o moderna, pasó por aquí, y los dejó con sus edificios a la miseria. Mañana, si logramos subirnos a algún avión, estaremos en Milano. O donde se pueda.
Budapest


Panel de fotosPanel de fotos
EUROPA
La Toscana - El Véneto, La Liguria, Siena - Grecia - Viena y Budapest - Milan y Roma

Anterior - Otoño 2010 -Siguiente

Home

Home Diario Acuáticas Fotos Videos Textos Recetas Cuentos Visitas Correo Somos