Diario de anarres

Anterior - Casi todo el 2007 -Siguiente


Panel de fotos    Panel de fotos  
¡De vuelta en Ubatuba!
¡Puf! Qué difícil es escribir algo después de un año y medio de no pasar cerca del site. Me acuerdo de las pocas imágenes y los más cortos comentarios que escribí en mayo o por ahí del año pasado. No sé si hablar de lo que ha pasado desde ese entonces, o mas bién, desde marzo del 2006, cuando mi madre tuvo el accidente cerebro vascular. En general siempre me abstuve de escribir cosas malas en este sitio, pero si me decido, siempre las puedo insertar, así que me parece que voy a empezar por la parte buena, que empieza el 14 de agosto. Y no es que antes no hayan acontecido cosas buenas, como los amigos y las andanzas en bici, pero las otras, ¡novela de terror! Suficientes para que este modesto recomienzo sea para nosotros todo un logro. Y como decía salimos el 14 de agosto, y llegamos sin novedad hasta Concepción del Uruguay. Dia 15, mucho manejar y poco para contar, llegamos a poco de anochecer a Eldorado, Misiones. Tercer día: Cruzamos la frontera, buscamos nuestro habitual alojamiento en Foz de Iguaçu, el Camping Intenacional de Dona Matilde (pronunciar Machíude). Nos quedamos hasta el otro día, porque decretamos día de descanso. Cuarto día, a dormir en el hotel Pedra Branca, del pueblo de Itatinga todavía a 200 de São Paulo.
Ya en nuestro primer día de viaje, pensamos que debíamos hacer turismo, y por lo tanto decidimos llegar hasta Rosario, y conocer el puente Rosario-Victória, que nunca habíamos cruzado. Junto con el conjunto de los otros puentes que componen el conjunto, interesante. Pero tanto terraplén me hace dudar de las consecuencias ambientales de tamaña obra. En fín, una foto del vano principal.
Puente Rosario-Victoria
 Y al quinto día... En casa, en Ubatuba, por fin, luego de casi dos años de malos momentos, por decir poco. Los amigos Mónica y Marcelo, que sabían que estábamos en viaje, no perdieron el tiempo en invitarnos y cenamos en su casa. Y el domingo, más comida: Moqueca, en casa de Yamandú y Elaine. Y el placer de reiniciar las discusiones con Yamandú, suspendidas por tanto tiempo. Para completar el panorama gastronómico, al día siguiente pizzas magistrales en casa de Paulão y Mabel.
La "Moqueca" es un preparado a base de pescado, marisco, tomate, perejil y unas cuantas otras cosas. El plato se completa con pirão, una especie de salsa espesa hecha con caldo de pescado y harina de mandioca. Se acompaña, como corresponde con arroz. Una delicia...
Moqueca a moda da Elaine
Entretanto, tratamos de reiniciar las andanzas, las caminatas, el reencuentro con los lugares favoritos. Y además, desde ese día estamos dale que va, pintando el departamento, cambiando viejos y oxidados artefactos de luz, y haciendo pequeños arreglos. Como de las tareas de la casa no hay fotos, junté algunas fotos que sacamos durante estos días y armé el dudoso collage que sigue. Ocupados en esas cosas, llegó el fin de mes y comenzó septiembre, y pronto será 7 de septiembre, dia patrio, por lo que el próximo fin de semana tiene un día más, y seremos invadidos por los paulistanos, y la tranquilidad habitual se suspende. Dia de la Independencia, el día del Grito de Ipiranga. Es decir, el día que don Pedro II (creo) emperador, en las márgenes del río Ipiranga, declaró la independencia del Brasil. Cosa que nunca me quedará clara, porque no me imagino al emperador de Brasil y Portugal, declarándose independiente de sí mismo, o de Portugal o que se yó. Habría que consultar los textos, y no continuar con la burricie actual. Pero mientras, sigo sin entender.
Playas de Ubatuba
Y efectivamente llegó el sete de setembro, y con él tuvimos la alegría de recibir en casa a Guillermina, que aprovechó el feriado largo para hacer un descanso en sus estudios en São Paulo. Guille, sobrina segunda, trabaja para Petrobrás de Argentina, y cada tanto su empresa la hace cursar alguna cosa (no preguntamos qué) en Brasil. Así que la llevamos sin consultarla a recorrer el sendero que vá de Praia da Fazenda hasta Paria Brava de Almada. Y solos de nuevo, volvimos a nuestras caminatas, por lo que el mosaico de abajo tiene fotos del camino a Baguarí y del sendero a la playa de Fora. Hoy, 16 de septiembre, domingo, nos hemos dado cuenta que falta poco para que sea necesario emprender el regreso. Trataremos de aprovechar lo que queda.
Chapeu do sol Sirí Praia de Fora Pingada Enseada
Baguarí Baguari Guille en Brava de Almada Cogumelos Chapeu de sol
Bundas na Brava de Almada Glória no mato Gilhe na Brava Palmitos Glória e Guilhe
Saco da Rivera Brava de Almada Pingada Cogumelos Praia da Fazenda
En los últimos dias logramos concluir distintas tareas de embellecimiento del departamento, hicimos asado con Mónica y Marcelo, y cenamos en casa de Yamandú con Claudio y Marcia, amigos brasileros que nos dieron la alegría de bajar a Ubatuba, cuando ya no esperábamos verlos. Como culminación de nuestras caminatas, fuimos una vez más a Praia Deserta, tan linda como siempre.
Entrada al depto El bulin El bulín El bulín
Claudio y Marcia Cocos Churrasco en cas de Marcelo y Mónica Ananá Cogumelos
Ananá Praia Deserta Glória Mi Tarzan, tu Jane Gloria y Tarzán
Y se acabó el tiempo de disfrutar, pero para que la cosa no fuera tan dura, se nos ocurrió volver por lugares nunca transitados. Así fue que a partir de Curitiba agarramos para la sierra, y casi se nos desenrosca el volante de tanta curva en las sierras catarinense y gaúcha. Bueno, gaúcha no tanto, pues aunque quede en Rio Grande do Sul y por lo tanto merezca el apelativo de gaúcha, mas bien está poblada por alemanes, polacos, tanos, e inmigrantes parecidos, que del mate y del caballo se enteraron en Brasil. Eso sí, la sierra es una belleza, con sus cascadas, su selva, su niebla. Justamente, allí hemos visto una cascada más que bonita, en el Parque Caracol, en Canela, Rio Grande do Sul. Claro, en la serra gaúcha (así se pronuncia y escribe, no me reclamen los gauchos argentinos) quedan también los conocidos pueblos de Gramado y Canela. Que a mi gusto son dos pueblos de ésos para cazar turistas. Con edificaciones seudobábaras, donde cada tanto se cuela un edificio pseudoneoclasico itálico, y un poco de edificación común y simple brasilera. No digo que sean feos pueblos, no, pero no me interesan. A los habitantes de Porto Alegre ambos pueblos les sirven para ir a lucir su ropa de invierno, sus bufandas y sus chaquetas de cuero. De ahí pasamos raudos por Porto Alegre, y cruzamos a Uruguay. No estuvimos ni un día completo en Uruguay, apenas paramos para comer unos "chivitos" en Treinta y Tres, muy buenos, y desde Colonia tomamos un buque que nos cruzó en una hora a Baires. No me pregunten del buque, porque no hay forma de verlo, ni antes de subir ni desde dentro. Todo está organizado para que lo único a curiosear sea el free-shop, casi ni mirar para afuera se puede. Delicias de la modernidad. Un verdadero espanto. El último domingo de septiembre, llegamos a Coronel Suárez. En la ruta, cerca de Bolívar, vimos unas cuantas cigüeñas.
Niebla en la serra gaúcha Niebla en la serra gaúcha Pinheiro Cascada Caracol Turistas en la Cascada Caracol
Cascada Caracol Flores en Canela Morfi en Treinta y tres, Uruguay Morfi en Treinta y Tres, Uruguay Cigüeña en Bolívar
¡Que te coge el toro!
Y ya, a casi un mes del regreso, logro actualizar esta página por completo. Para terminar con esta lata cuento algo sucedido ayer, 24 de octubre de 2007. Salimos con las bicis, como de costumbre. Pero... Tuvimos un accidente muy grave, que terminó con sólo algunos machucones para ambos pero que me pudo dejar sin compañera. Al mediodía, con las bicis por camino rural, ya casi llegando a nuestro objetivo contra un temporal de viento y tierra NNE y separados unos 100 metros, yo adelante, me veo un toro/novillo, solo en el camino. Iba relojéandolo cuando el bicho decidió embestirme, y lo logró, me tiró. Mientras me estaba reacomodando del golpe (300 a 500 kilos sobre cuatro patas según me dicen) veo con desesperación que el muy animal embiste a Glo, que se lleva puestas a Gloy a la bici, desaparece en la zanja del costado del camino, y al toro que cae en la misma zanja patas arriba. El toro sale de la zanja, y cuando intento acercarme a ayudar, el toro me encara de nuevo. Desistí, y con la bici un tanto torcida pero funcionando me fui corriendo a una escuela próxima a 200 metros a pedir auxilio. Con el auto de la maestra rural logramos llegar a donde estaba Gloria. Que ya estaba en pié pero que no se acuerda de nada, por lo que suponemos que el toro la puso knock out. Ya en hospital pudimos comprobar que nadie tenía nada roto. Ahí está Glo en cama poniéndose hielo en cada moretón, con un ojo en compota. Pensar que hay gente que cree que el mar es peligroso...

Anterior - Todo el 2007 -Siguiente

Home

Home Diario Acuáticas Fotos Videos Textos Recetas Cuentos Visitas Correo Somos